Peeling facial, ¿Qué es y por qué lo necesito?

Peeling facial

¿Te has preguntado alguna vez por qué tu piel empieza a mancharse o perder brillo? Hay muchos factores que influyen en ello y no siempre tiene que ver con la edad, sino que la falta de hidratación y limpieza es lo que podría marcar la diferencia. Es aquí donde entra en acción el peeling facial.

El peeling facial es un tratamiento muy conocido porque sirve para regenerar tu piel a través del desprendimiento de células muertas que están en la superficie cutánea. Por consiguiente, lo que hace este tratamiento es eliminar estas capas en mal estado para dejar una piel más suave, tersa y libre de impurezas.

Sin embargo, hay varias opciones que puedes optar por seguir para cuidar tu piel, así como ciertas recomendaciones que debes saber antes de someterte a este tratamiento. Sigue leyendo y conoce todo sobre el peeling facial.

Tipos de peeling facial

El peeling facial se divide principalmente en 3 tipos, aunque a partir de ellos puedes encontrar mas subtipos de peeling:

Beneficios del Peeling Facial

Peeling enzimático

Es el peeling más suave porque se basa en las enzimas que se extraen de frutas tropicales como el mango, papaya o la piña. Las enzimas digestivas que estas frutas contienen sirven para la metabolización de ácidos grasos que unen a las células muertas de la córnea.

Esto significa –en palabras más comprensibles– que ayudan a degradar los depósitos de grasa que están en las glándulas sebáceas y así se regula la piel mixta o grasa.

Este es el tipo de peeling ideal para las pieles sensibles, delicadas y finas, ya que únicamente tiene acción sobre los enlaces proteicos y mantiene el pH de la piel.

Generalmente puedes encontrar el peeling enzimático en polvo y luego debes aplicarles humedad y temperatura para que las enzimas se activen. En comparación del tiempo de exposición de los otros dos tipos de peeling, este es el que requiere más.

Peeling químico

El peeling químico es el mas conocido y es cuando se aplican sustancias químicas sobre tu piel con la finalidad de renovar la capa más superficial de la misma. A diferencia del peeling enzimático, aquí se aplican sustancias que pueden irritar tu piel para que el proceso de exfoliación en las capas inferiores empiece.

Es el más indicado para tratar manchas y marcas en la piel, así como signos de envejecimiento o cicatrices causadas por el acné. Por consiguiente, el profesional se encarga de examinar tu piel para saber la condición de la misma y determinar cuál es la fórmula que se requiere para mejorarla.

En este tipo de peeling encuentras 3 subtipos –suave, medio y profundo– que indican la profundidad en la que penetran los ácidos tamponados incluidos en la fórmula. Usualmente se incluye el ácido glicólico, AHA, ácido ascórbico, ácido láctico, BHA y más.

Peeling físico

En el peeling físico se realiza una acción mecánica sobre la superficie de la piel empleando diferentes niveles de agresión –dependiendo del producto o aparato que se utilice.

Su proceso se basa en arrastrar mecánicamente las células muertas usando partículas sólidas que las componen y suelen ser de un tamaño pequeño. Generalmente su dureza es media y no deben tener bordes para que no irriten tu piel. Este tipo de peeling no es recomendado si tienes la piel sensible, ya que el uso de ciertos aparatos puede causar irritación o microedemas en la piel. Algunos de los peelings físicos que puedes encontrar son los peeling scrub, gommage, el de láser, ultrasónico y de microdermoabrasión.

Puedes realizar este proceso en casa con un peeling facial ultrasónico, los cuales son muy fáciles de utilizar.

Beneficios del peeling facial

Así como hay algunos riesgos de irritación en tu piel, también te encuentras con beneficios que puedes aprovechar si cumples con el tratamiento como se debe.

  • Elimina las células muertas presentes en tu piel.
  • Elimina la suciedad en los poros y reduce el riesgo de formación de espinillas o granos.
  • Mejora el aspecto de tu piel aclarando las manchas y reduciendo las marcas o cicatrices finas a causa del acné.
  • Mejoran tu circulación sanguínea, por lo que tendrás una piel más luminosa.
  • Promueve la producción de colágeno y elastina, sustancias importantes para mantener tu piel tersa y suave.
  • Efecto flash instantáneo.
  • Reduce la flacidez de los tejidos de tu piel.
Peeling facial

¿Qué saber antes de hacerte un peeling facial?

Antes de leer acerca de cómo hacer un peeling facial, necesitas saber ciertas cosas como lo que debes evitar en tu tiempo pre-tratamiento y post-tratamiento. Lee cada una de ellas con detenimiento:

  • Evita usar cremas con ácido retinoico u otros agentes que puedan ser irritantes para la piel por lo menos 3 días previos al peeling facial.
  • No te expongas al sol durante mucho tiempo en los días previos al peeling.
  • Después del tratamiento, evita la luz solar porque puede irritar tu piel. Es por ello que la mejor temporada para hacerte un peeling es en otoño o invierno.
  • No te debes aplicar maquillaje hasta 24 horas después del peeling facial.
  • Al terminar el peeling químico, tu piel queda con una sensación de tirantez y hormigueo por varios días o semanas, dependiendo de la profundidad del peeling.
  • Es necesario que sigas todas las indicaciones que te dé el dermatólogo para la recuperación de tu piel después del peeling.
  • La piel se ve rojiza y un poco inflamada después de un peeling facial, sobre todo con los peelings químicos medio o profundo y los peelings físicos.
  • Hay riesgos de que brote acné o haya hiperpigmentación. De allí la importancia de aplicar este tratamiento con buenos profesionales.

¿Cómo se hace un peeling facial?

La forma en que te apliques un peeling facial depende de cuál tipo de peeling será y el producto que vas a usar. Es importante que leas muy bien las instrucciones de uso, sobre todo en aquellos que son peelings químicos.

En general recomendamos que lo haga un profesional pero si insistes en hacer un peeling en casa, sigue estos consejos:

  1. Limpia tu piel muy bien y con un producto adecuado que retire suciedad, maquillaje o grasa.
  2. Prueba primero el peeling químico en una zona de tu mandíbula para determinar si tienes reacciones de sensibilidad a algún activo de la fórmula.
  3. Una vez que compruebes que no tienes reacciones, aplica la solución química sobre el área que quieres tratar. Seguramente sentirás picor o quemazón debido a los agentes de la fórmula.
  4. El tiempo de exposición dependerá de qué producto estás usando, pero si en las instrucciones indica un tiempo máximo de 10 minutos y es tu primera vez aplicándolo, déjalo solo 5 minutos. Este tiempo se irá incrementando de manera progresiva en cada aplicación hasta que alcances el tiempo establecido. ¡Nunca excedas el tiempo y usa un temporizador si es necesario!
  5. Sigue la indicación del peeling para neutralizar el ácido y así va a desaparecer el picor.
  6. La frecuencia o cantidad de peeling que hagas dependerá de tu tipo de piel y la fórmula del peeling. Es por ello que la mejor opción es que un dermatólogo examine tu piel y tengas una opinión profesional.

El peeling facial es un tratamiento que te puede ayudar si tienes manchas en la piel y buscas un tono más uniforme, si quieres obtener un efecto rejuvenecedor o si quieres mejorar algunas imperfecciones en la piel.

Incluso es una forma de que los productos que uses posteriormente para tu rutina de belleza se absorban mejor. ¡Sigue las indicaciones de un experto y cuida de tu piel!